Valeria del Mar: su historia (primera parte)

La historia de Valeria del Mar nos invita a conocer un poco más el desarrollo de la provincia de Buenos Aires

Orígenes

Los orígenes de Valeria del Mar, están íntimamente relacionados con la historia bonaerense, y en particular vinculada con la evolución de los principales latifundios.

No vamos a entrar en detalles, pero debemos remontarnos al año 1580, cuando Hernando Arias de Saavedra organiza una expedición desde Asunción del Paraguay por tierra, llegando a Tandil. Fue acompañado por indios guaraníes evangelizados que dieron el nombre de TUYÚ a ésta región, por lo que los españoles comienzan a llamarlo “Rincón del Tuyú”. Los padres jesuitas y franciscanos y las misiones evangelizadoras brindaron los primeros conocimientos geográficos de la zona.

“Rincón” se llamaba en nuestras campañas a cualquier porción de tierra rodeada por agua, mayormente si permitía mantener agrupada y a salvo a la hacienda.

Rosas y Félix de Alzaga

Fue Juan Manuel de Rosas quién le obsequia al General Félix de Alzaga (1792-1841) estas tierras en reconocimiento a su buena labor como “Jefe del Regimiento El Restaurador”, heredadas luego por su hijo Martín. Martín de Alzaga  era un hombre rico de 51 años quién aparentemente tenía más de seis hijos que nunca fueron reconocidos y hasta el momento su estado civil era “soltero”. Deseaba contraer matrimonio con una mujer joven y ante todo “de la sociedad”. Pronto llega a un acuerdo con Don  Carlos Guerrero un comerciante “de la sociedad” padre de siete hijos cuyo hijo mayor era mujer, Felicitas Guerrero. Felicitas tenía tan sólo 16 años y amaba profundamente a Enrique Ocampo. Pese a la diferencia notoria de edad con Martín de Alzaga, su amor por Enrique Ocampo y sus suplicas por disolver éste matrimonio sus padres consideraron que era una buena oportunidad para que su hija gozara de una vida plena y sin necesidades. Es así que finalmente y contra su voluntad, Felicitas Guerrero contrae matrimonio con Martín de Alzaga.

Tras una dolorosa historia de amor, fallece  Felicitas y al no tener herederos, todos sus bienes pasan a ser propiedad de su padre Don Carlos Guerrero heredando luego sus seis hijos.

La herencia de Felicitas: los Guerrero

Felicitas Guerrero, heredera de 70.000 has. de campo de su esposo Félix de Álzaga., heredando su padre, Carlos Guerrero y de éste sus hijos. Sobre esta heredad están asentadas hoy las cinco localidades del Partido de Pinamar: Ostende, Montecarlo, Cariló, Pinamar y Valeria del Mar. La distribución de esta herencia fue así:

Luis Guerrero: casco de “Laguna de Juancho” más 6871 has.

Catalina Guerrero de Martínez Ituño:”Los Zorzales de 5271 has. Más “La Providencia” y

“San Cayetano”.

José Guerrero: “Felicitas” de 2768 has. más “Tapera Nueva” (luego llamada “La Selva”

De 4676 has.

Enrique Guerrero: “Manantiales” y “La Vidalita” con 3009 has.más “Loma Alta”

Carlos Francisco Guerrero: “Charles” con 2389 has. y “Dos Montes” con 5171 has.(en su costa se erige hoy Cariló)

Manuel Guerrero: “Las Lomas” con 2551 has. y “La Invernada” con 5730 has. Su fondo de campo es hoy asiento de Pinamar, Ostende y Valeria del Mar.

Antonia Guerrero de Albarellos: “El Rosario” de 6045 has.(vendida a su hermano Manuel) y “San Martín” de 2883 has., donde posteriormente se levantó un sector de la planta urbana de Gral Madariaga.

Antonio Guerrero: “El Progreso” con 2800 has. y “Tío Domingo” con 4285 has.

Jorge Guerrero: “Martín García” con 8066 has. (su fondo de campo es hoy Montecarlo) y “La Barrancosa” con 2669 has.

Valeria del Mar


En 1972 se realiza el primer fraccionamiento de tierras de Valeria del Mar, en los médanos que los belgas (fundadores de Ostende) devolvieran a Manuel Guerrero al quebrar Ostende SRL. En este punto, comienza la segunda parte de esta historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *